sindrome impostor terapeutas.net

Todo el mundo te dice que vales mucho. Tienes éxito y no paran de felicitarte por tus logros. Te están pasando cosas
buenas, pero tú, lejos de sentirte bien, crees que todo es cuestión de suerte. Piensas que no te mereces esos
elogios y que realmente no has hecho nada importante. Hasta te preguntarás en qué momento se darán cuenta de que
eres un fraude. Si te sientes así, estás experimentando el famoso síndrome del impostor. Es más común de lo que
piensas y puede llegar a afectarte en diferentes áreas de tu vida personal.

El síndrome del impostor (nombrado así por las psicólogas Pauline Clance y Suzanne Imes en 1978) afecta especialmente
a las personas perfeccionistas o con una baja autoestima. Si estás sufriendo este síndrome es normal que te cueste
valorarte, disfrutar de tus logros o incluso creer las cosas buenas que te dicen.

El primer paso para poder superar el síndrome del impostor es aceptar que te sientes un fraude. No es algo de lo que
avergonzarse ni te hará peor persona. Que estés aquí leyendo esto demuestra que quieres un cambio y que buscas
sentirte mejor.

¿Cómo te afecta el síndrome del impostor?

Síndrome del impostor en el trabajo:

  • No reconoces tus logros ni confías realmente en tus capacidades. Por mucho que consigas un ascenso no sentirás
    que te lo mereces y estarás esperando a que en cualquier momento se arrepientan de habértelo dado.
  • Dudas de tu labor y crees que es insuficiente, que deberías mejorar o que no te mereces el puesto que tienes.
    Sientes que no eres capaz de tener tanta responsabilidad.
  • No te crees las cosas buenas que te dicen tus compañeros de trabajo por mucho que te admiren y te lo demuestren.
  • Crees que no eres capaz de ejercer el trabajo que deseas.

Síndrome del impostor en los estudios:

  • Crees que no eres lo suficientemente inteligente para estudiar lo que estudias y que van a darse cuenta de que
    no estás a la altura. Tienes una sensación constante de que no deberías estar estudiando algo así.
  • Enfrentas los exámenes y los trabajos con tensión porque no eres capaz de reconocer tus conocimientos ni tu
    esfuerzo.

Síndrome del impostor en las relaciones:.

  • Crees que tus seres queridos se darán cuenta tarde o temprano de que no eres tan especial ni vales tanto como
    creen.
  • Tienes dificultades para tener o mantener relaciones al no sentirte suficiente ni a la altura.

¿Por qué tienes el síndrome del impostor?

Tener una baja autoestima suele ser la causa principal. Las creencias negativas que tienes sobre ti hacen que te
creas incapaz e insuficiente.

Lo más importante es que cambies tu propia percepción de ti, ya que por mucho que te digan que te mereces algo,
tú no te lo vas a creer. Tu falta de amor propio puede estar relacionada con malas experiencias y fracasos del
pasado, críticas negativas recibidas o por haberte criado en un entorno en el que te exigían mucho.

Cada persona es un mundo y es por eso que tienes que descubrir cuáles son las creencias que te hacen sentirte un
fraude y que te impiden valorarte.

¿Cómo puedes superar el síndrome del impostor?

Es importante que recuerdes que no tienes que hacer esto a solas. Existen muchos profesionales que pueden
ayudarte y acompañarte en el camino de la superación del síndrome del impostor. Dependiendo de la persona y de
sus circunstancias, la terapia será más o menos larga, pero normalmente buscarán el origen de tus creencias
negativas.

Puedes hacer algunos ejercicios que te ayudarán a identificar estas creencias y a ver tus pensamientos desde otra
perspectiva.

  • Haz una lista de tus fortalezas: dedica unos minutos a pensar en todo aquello que se te da bien y en tus
    virtudes. Al principio te costará reconocerlas, pero el simple hecho de enfocar tu mente en las cosas positivas
    de ti ya es algo bueno. Pide ayuda a tus seres queridos si crees que lo necesitas para que te digan las cosas
    buenas que piensan de ti. Lee esta lista cada vez que te sientas un fraude o incapaz de algo para reforzarte.
  • Escribe tus pensamientos negativos: ¿qué es lo que realmente crees de ti? Escribir tus pensamientos te aliviará
    al mismo tiempo que te permitirá juzgarlos de una manera objetiva. Puede ser todo un reto si no tienes a nadie
    al lado para ayudarte, pero ver los pensamientos fuera de tu mente hará que los veas de otra manera.
  • Haz una lista de tus logros: escribe los logros que has conseguido hasta ahora. No tienen que ser importantes.
    Los pequeños logros (como el conseguir hacer esta lista, por ejemplo) también tienen su valor.
  • El síndrome del impostor puede superarse, pero también puede aparecer una y otra vez a lo largo de
    tu vida a medida que vas alcanzando logros nuevos. Aprender a lidiar con esos pensamientos es clave para que, aunque
    vuelvan a aparecer, sepas seguir adelante y no te impidan ser feliz.

    ¿Te puedo ayudar?